Estamos en: Lenguas del Mundo > Lenguas Australianas
Lenguas Australianas

Historia

A finales del siglo XVIII, cuando los europeos llegaron a Australia, había alrededor de 200 lenguas habladas en ese continente. Por lo menos 50 de las misma se han extinguido y 100 están en estado terminal, muy cerca de la extinción. Sólo 50 tienen cierta estabilidad con hablantes que oscilan entre los 6.000 de la lengua del desierto occidental y otras con unos pocos cientos de personas. La distribución de las lenguas es muy tenue a lo largo del continente, con una densidad algo más alta en la Tierra de Arnhem, Queensland septentrional, en Victoria y Nueva Gales del Sur. Menos unas pocas, las demás pueden ser adscritas a una familia australiana; es decir, hubo una lengua proto-australiana y no hay evidencia de conexión con ninguna otra familia de lenguas.

La familia se puede sub-divivir en grupos genéticamente comparables, teniendo cada grupo de uno a diez miembros. Algunos estudiosos han sugerido la idea de que las lenguas pama-nyungan y no pama-nyungan proceden todas de un antecesor común denominado proto-australiano, hablado hace miles de años. 

Datos

La familia australiana de lenguas consiste de unas 200 o 300 lenguas habladas en el continente australiano y antiguamente también en la isla de Tasmania. En la actualidad quedan unas 170 lenguas habladas por unos 30.000 aborígenes de un total de 50.000 nativos que viven en Australia. De esas lenguas 50 no sobrevivirán a la siguiente o a las dos siguientes generaciones, habiendo desaparecido un buen número de lenguas en los dos siglos anteriores. 

La lengua numéricamente más importante es la del Desierto Occidental, que es hablada en una amplia zona de Australia Occidental por unas 5.000 personas, siguiéndole la kala yagaw ya (mabuiag), hablada por unas 3.000 personas en las Islas del Estrecho de Torres. Las lenguas en el tercio meridional de Australia están en su mayor parte moribundas o ya extinguidas. Las lenguas que mejor se han adaptado a los cambios se encuentran en el Territorio Septentrional y Occidental. Lo mismo que les sucede a las lenguas papuanas de Nueva Guinea no hay ninguna lengua australiana famosa; todas ellas son sólo conocidas por antropólogos y lingüistas especializados en su estudio.

Hay dos lenguas en Australia que no están genéticamente relacionadas ni con las lenguas papuanas ni con las australianas: la tiwi, hablada en la Isla Bathurst y en la Isla Melville y la djingli, hablada en Barkly Tableland, en el norte de Australia.

Dialectos

La familia australiana se divide en 28 ramas de lenguas separadas de las cuales 27 están localizadas en Arnhem Land y en el norte de Australia occidental; en el resto de Australia sólo una rama, la Pama-Nyungan, se encuentra.

Escritura

Ninguna lengua australiana fue puesta por escrito por los aborígenes, por lo que, tras la llegada de los europeos a finales del siglo XVIII, se hicieron adaptaciones del alfabeto romano para algunas de las principales lenguas.

Gramática

Los sistemas de sonido, tanto consonánticos como vocálicos, muestran un sorprendente grado de homogeneidad por todo el continente. Las fricativas y sibilantes son casi desconocidas en las lenguas australianas y si ocurren es debido a cambios fonológicos para mejorar el conjunto típico. Por ejemplo, una pocas lenguas han aumentado grandemente el sistema de vocales, en algunos casos hasta doce formas.

Hay tres números: singular, dual y plural. Los plurales se efectúan muchas veces por reduplicación, pudiendo el numeral 'dos' acompañar al afijo dual. Hay una notable difusión de los marcadores genéticos, a los cuales se añaden términos específicos, por ejemplo en dyirbal el femenino precede al nombre que denota un pájaro, pues los dyirbal creen que las mujeres cuando mueren se convierten en pájaros.

En la mayoría de las lenguas hay cinco o seis casos. El sistema de numeración tiene los conceptos de unidad, dualidad, trinidad, pero no hay números más altos que el tres, formándose el plural por declinación. para propósitos cotidianos se usa la numeración en inglés.

La mayoría de las lenguas tienen media docena de diferentes conjugaciones distinguidas por criterios fonéticos, no semánticos. Muchas lenguas tienen pasado, presente y futuro.

Las lenguas de esta familia presentan un número de características muy interesantes; por ejemplo, hay cadenas de dialectos muy largas que recorren miles de kilómetros. En una cadena de dialectos los dialectos vecinos son muy similares y mutuamente inteligibles, pero los dialectos en los extremos de la cadena son muy diferentes e ininteligibles entre sí.

El sistema de sonidos es muy uniforme en su extensión; hay una casi total ausencia de fricativas y africadas. Las oclusivas no muestran contraste sonoro y el sistema de vocales consiste de tres: /i/, /u/ y /a/.

El orden usual de la frase es sujeto, complemento y verbo, siguiendo los adjetivos al nombre que modifican, aunque a veces el orden es relativamente libre.

Las lenguas australianas son conocidas por tener tabúes lingüísticos, cosa que también tienen algunas lenguas papuanas. En cualquier lengua existen formas de eludir hablar directamente o crudamente de ciertos asuntos: es lo que llamamos circunloquios y eufemismos; pero en las lengua aborígenes de Australia el asunto es más complicado que eso. Por ejemplo, en la lengua dyirbal existían, hasta 1930, dos lenguas separadas: la 'lengua suegra' que era usada en presencia de parientes 'tabú' y la lengua cotidiana, que era usada en las demás situaciones. Los parientes tabúes eran: una persona del sexo opuesto de la familia del cónyuge o primos hermanos del sexo opuesto. Se tenía que usar la lengua 'suegra' cuando el pariente tabú estaba al alcance del oído y lo mismo tenía que hacer el pariente tabú.

Aunque la fonología y la gramática de la lengua suegra eran las mismas de la lengua cotidiana, las dos lenguas tenían vocabularios totalmente diferentes. Sin embargo, la lengua suegra tenía sólo una cuarta parte o menos del léxico de la lengua cotidiana, aunque era posible expresar todo lo que la lengua cotidiana podía expresar, siendo esto posible por el hecho de que una palabra en lengua suegra correspondía a muchas palabras en la lengua cotidiana.

Los conceptos de unidad, dualidad y triplicidad se cubren por el singular, dual y plural. No hay números en las lenguas aborígenes para significar una cifra más alta que el tres, por lo que se recurre a la numeración en inglés.

Algunas palabras de lenguas australianas se han hecho internacionales, como boomerang, canguro y koala.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here