Estamos en: Grandes traductores de la Biblia > Vargas - Pinel
Vargas - Pinel

Tras la expulsión de 1492, los sefardíes o judíos oriundos de España encuentran acogida en diversos países, en los que establecen sus nuevas comunidades.

Algunos de ellos salen de España y se asientan en el reino de Nápoles y en Roma; mas del primer lugar serán expulsados en 1541 acusados de propagar la peste y la sífilis, habiendo de refugiarse en Roma.


Pío V

Pero también Roma se convertirá en una ratonera cuando suba al trono pontificio el entonces Inquisidor General, el terrible cardenal Pietro Caraffa, quien bajo el nombre de Pablo IV manda, en 1555, que todos los judíos de la ciudad vivan en un barrio aparte, el "ghetto", con grandes restricciones jurídicas. En ese año son quemados 25 judíos.

Con la muerte de Pablo IV no mejoran las circunstancias de los judíos de Roma; al contrario, diez años después de su muerte es otro Inquisidor General, el cardenal Michelle Ghislieri, quien bajo el nombre de Pío V ordenará la expulsión de todos los judíos de los Estados Pontificios en 1569.

Los desterrados buscan protección allí donde algunos de los expulsados de Nápoles la han hallado: el ducado de Ferrara.

Los duques de Ferrara son Hércules II y su esposa la princesa Renata, la cual es de origen francés y ha sido discípula de Lefèvre d'Etaples, el humanista que tradujo la Biblia al francés.

Renata es protestante y da cobertura a los protestantes italianos que huyen de la Inquisición; hasta mantiene correspondencia con el reformador Calvino. Con el tiempo ella misma sufrirá también los rigores de ese tribunal.

Estamos en el apogeo de la Contrarreforma y la Iglesia de Roma no va a tolerar que un pequeño Estado como el de Ferrara, enclavado dentro de un territorio que por siglos ha sido católico, sea centro de actividades protestantes y judías.

En este pequeño Estado, y con la protección de los duques, es donde la Biblia de Ferrara vio la luz. Se trata de la primera edición (1553) de una Biblia (Antiguo Testamento) que, según reza la portada está hecha:

"en lengua española traduzida palabra por palabra de la verdad hebrayca"

Los responsables de esta edición son dos sefardíes de la primera generación de expulsados: el español Jerónimo de Vargas y el portugués Duarte Pinel, o Yom Tob Atias y Abraham Usque respectivamente, según sus nombres judíos.

La Biblia de Ferrara representa un venerable testimonio de la lengua castellano-española clásica. La traducción fue aprovechada por Casiodoro de Reina en su Biblia del Oso (1569).

 
Portada de la Biblia de Ferrara

El texto de la Biblia de Ferrara ofrece, en el castizo nivel ladino o clásico de la lengua sefardí o judeo-española, una conspicua manifestación del sistema de traducción denominado "calco" o "hebraizante", caracterizado por su marcado apegamiento al original hebreo que traduce, por una intensa absorción de rasgos semánticos, sintácticos, morfológicos y fonéticos de la lengua bíblica; de lo cual resulta un sistema lingüístico hispánico preñado de resonancias hebraicas, que junto a una creatividad desmedida ofrece también la pervivencia de rasgos que se remontan a los romanceamientos medievales.

En honor a la verdad hay que decir que Jerónimo Vargas y Duarte Pinel no fueron los traductores de la Biblia de Ferrara, sino los hombres que promovieron su edición. Se trata de dos comerciantes, amantes de las letras y preocupados de dar a su pueblo una edición de la Biblia en su lengua materna. ¿Quiénes fueron, pues, el o los traductores? Seguramente esta Biblia es el resultado de adaptar las traducciones en lengua vulgar castellana ya existentes y predominantemente medievales.

Aunque en la portada de la Biblia se dice "vista y examinada por el oficio de la Inquisición", eso fue solamente un artificio de los impresores para darle carta de legalidad. En realidad, la Inquisición nunca habría tolerado la circulación de una Biblia así.

La figura lateral muestra el texto en facsímil del Salmo 18:1-9 de la Biblia de Ferrara. El nombre de Dios, el tetragrámmaton, es traducido por .A., que tiene que ver con Adonay. Nótese igualmente que la palabra Dios siempre es traducida como Dio, sin la s.

"Al vencedor de siervo de .A. de David, que fabló a A. palabras del cántico este, en día que escapó .A. a él de mano de todos sus enemigos, y de mano de Saúl.

Y dixo: Amartehe .A. mi fortaleza. .A. mi peña y mi encastilladura, mi escapador.
Mi Dio mi fuerte, me abrigaré en él; mi escudo y cuerno de mi salvación, mi amparo.

Alabado llamaré .A., y de mis enemigos seré salvo.

Cercáronme dolores de muerte, y arroyos de perverso me conturbaron.

Dolores de fuessa me arrodearon; antecipáronme lazos de muerte.

En angustia a mí llamaré .A. y a mi Dio clamaré; oirá de su palacio mi boz, y mi clamor delante d'el verná en sus orejas. Y tempesteó y tembló la tierra, y cimientos de montes se estremecieron, y tempestearon, porque eresció a él.
Subió humo en su nariz, y fuego de su boca quemó; brasas encendieron d'el."


Porción facsímil del Salmo 18

Otros ejemplos de textos de la Biblia de Ferrara son:

Génesis 6:2
"Y vieron hijos de los grandes a hijas del hombre que buenas ellas, y tomaron para ellos mugeres de todo lo que escogieron."

Génesis 6:4
"Los gigantes fueron en la tierra en los días esos... ellos los barraganes que de siempre varones de la fama."

Salmo 8:3
"De boca de chiquitos y alechantes acimentaste fortaleza por tus angustiadores."

Job 38:41
"Quién aparejó al cuervo su caça quando sus niños al Dio esclaman: y yerran por no comida."

Casiodoro de Reina enaltece en su "Amonestación" al lector de la Biblia del Oso, la traducción de Ferrara, que es

"obra digna de mayor estima (a juyzio de todos los que la entienden) que quantas hasta ahora ay".

No obstante, le echa en cara el haber vertido algunos pasajes con sentido anticristiano, como Isaías 9:6, donde dice:

"Y llamó su nombre el Maravilloso, el Consegero: el Dio Barragán, el Padre eterno, Sar-Salom", añadiendo de suyo con malicia Rabbinnica este artículo (el) en todos estos nombres y no en el postrero Sar-Salom, siendo otramente assaz diligentes los autores deella en no dexar los tales artículos quando el texto los pone, y en poner lo que no hallan en él."

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here