Estamos en: Alfabetos de ayer y de hoy > Alfabeto Palmireño
Alfabeto Palmireño

Más información sobre...

· Lengua Aramea
· Situación geográfica
· Cronología

Nociones básicas

El sistema de escritura palmireño es consonántico y estuvo en uso desde el siglo I a. C. al III d. C. El sentido de la escritura es de derecha a izquierda.


Tras la conquista romana de Siria, Palmira, el oasis en el desierto sirio, se convirtió en un importante centro de caravanas y comercio hacia el este. Formando parte del imperio romano, pero localizada en la frontera con el imperio parto, Palmira se enriqueció amasando taxas, impuestos y procurando seguridad a las rutas caravaneras. Los árabes seminómadas asentados en Palmira (y en Petra, Edesa y Hatra) adoptaron la lengua aramea y la escritura aramea, la lingua franca del mundo antiguo, y desarrollaron el alfabeto a su propia manera.

Noticias de Palmira, bajo el nombre de Tadmor, ya aparecen en una tablilla cuneiforme de Capadocia del principio del segundo milenio a. C. y en dos cartas cuneiformes de Mari del siglo XVIII a. C. en la que se hace mención de 'cuatro palmireños'. Tras el declive del Imperio Seleúcida los árabes que vivían en el fértil oasis de Palmira descubrieron el jugoso negocio que era transportar productos entre el este y el oeste, de manera que durante 300 años Palmira creció y prosperó, teniendo su momento de esplendor durante medio siglo para caer en el colapso.

Durante un corto periodo de tiempo ejerció una influencia que llegó hasta Egipto y Asia Menor permaneciendo firme ante el poderoso Imperio Romano. Pero en el año 226 d. C. el Imperio Parto se hundió y su lugar fue ocupado por los Sasánidas. De esta crisis Palmira salió fortalecida y entre los años 265 y 267 su mandatario Odenathus u Odainath ocupó Siria y Egipto convirtiéndose en una especie de Emperador de la Roma del este. Su esposa, Septimia bath Zabbai o Zenobia, ha dejado huella en la Historia. Sin embargo, poco después, en el año 272, Palmira se rindió a Roma y tras una revuelta, fue destruida y aunque posteriormente resurgió de sus cenizas nunca recuperó ya su prosperidad política ni comercial.

El origen del palmireño se podría rastrear, junto con el siríaco, en un arameo que podríamos denominar seléucida y que habría existido entre el 250 y el 100 a. C., en el que se advierten rasgos que luego desembocarán claramente en el palmireño, por un lado y el siríaco por otro.


 

La inscripción bilingüe lateral sobre un sarcófago dice: 'Sadan la reina' y fue hallada en Jerusalén; probablemente se refiera a la reina Elena de Adiabene.

La línea superior azul es la escritura aramea intermedia que evolucionó al palmireño y al siríaco; mientras que la inferior roja sería el arameo judaico.

La figura inferior es un ejemplo de lo que decimos; se trata de la inscripción de Amassamses, descubierta en Deir Yacub, cerca de Edesa. Es una inscripción bilingüe; la línea superior es el texto en griego y la segunda sería el texto en el antepasado del palmireño y el siríaco. Esa segunda línea se ha ampliado en tamaño en la parte inferior de la figura.

Otro ejemplo de esto mismo que decimos lo constituye la inscripción hallada en el-Mal (figura inferior), en el sur de Siria, y que no es claramente ni palmireña ni siríaca.

Finalmente, al mismo género pertenece la inscripción hallada en Dura-Europos y datada hacia el 32 a. C.

Al revés que las inscripciones nabateas, arameas y sirias, las palmireñas no tienen palabras ni conceptos árabes, y se ha pensado que ello se debe a que el lenguaje coloquial de Palmira y Edesa era el arameo.

Las inscripciones palmireñas más antiguas datan del 44 antes de Cristo; en cuanto a su procedencia, se han encontrado no sólo en Siria e Iraq, sino también en Egipto, Inglaterra, Italia, Hungría y Rumanía, donde ejemplos aislados se han hallado. Esto indica que personas de origen palmireño vivieron en casi todos los países del imperio romano. Palmira fue destruida el 272 d. C. y las últimas inscripciones palmireñas son de ese tiempo.

 

 

Las inscripciones palmireñas son primordialmente votivas y funerarias, grabadas en piedra. En la figura lateral tenemos la inscripción de Aténatan del 9 a. C. y que dice lo siguiente:

"Esta tumba (es) de Aténatan, hijo de Kohailou y fue hecha por sus hijos Kohailou y Hairan y sus hijos que (son de la tribu) de los Bene Maita, en el mes de Kanoun; año 304 (época seléucida)."


Una inscripción votiva es la de la figura lateral con fecha del 231 d. C. y dedicada al "dios desconocido".

 

Compárese con lo que se menciona en el Nuevo Testamento en el libro de los Hechos 17:23.

Existe un tipo de escritura palmireña monumental (figura inferior), más formal, como esta inscripción del año 271 d. C.


'Estatua de Septimia Bathzabbay, la reina esclarecida y justa. Los Septimios Zabda, el gran general y Zabbai, general de Palmira, los poderosos, han erigido a su señora en el mes de Abib del año 582.'

Hay otra, más cursiva (como en la figura inferior), que se emplea en papiros y cuero.

La inscripción inferior procede de un altar dedicado al sol (Malakbel) y la lectura es la siguiente:

"Este altar a Malakbel y a los dioses de Palmira (Tadmor), lo ofrece Tiberio Claudio Felice y los palmireños a sus dioses. Salud."

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here