Estamos en: Alfabetos de ayer y de hoy > Alfabeto árabe meridional
Alfabeto árabe meridional

Más información sobre...

· Situación geográfica

El mapa inferior muestra la geografía de la gran familia de alfabetos semíticos en sus tres zonas geográficas de dispersión: occidental, oriental y meridional.

Las inscripciones sudarábigas se dividen generalmente en cinco grupos:

La mayoría de las inscripciones se leen de derecha a izquierda pero algunas en bustrófedon. Mediante esos textos tenemos información sobre los dialectos arcaicos árabes que, a distinción del hebreo, fenicio y arameo pertenecientes al grupo noroccidental, y del babilonio y asirio, pertenecientes al oriental, forman con el etio-semítico el grupo meridional de lenguas semíticas.

Todavía hoy, en regiones meridionales y orientales de la península arábiga, el Yemen del norte y del sur, crece un árbol -la Boswellia thurifera- cuyas hojas están reducidas al mínimo para resistir el duro clima y que produce una resina de gran valor: el incienso.

Actualmente el mercado de esta sustancia es muy reducido, pero en el mundo antiguo era una de las más apreciadas; basta pensar que se reservaba para los dioses, dado que su aroma era el más grato que se les podía ofrecer.

El comercio del incienso, como el de la mirra y otros aromas, hizo florecer a numerosas ciudades estado, ubicadas todas ellas en la vertiente occidental de la península, la que tenía un clima más benigno. Marib, capital del reino de Saba, Himyar, Timna', capital del Qataban, Sabota, capital de Hadramawat, 'Awsan y Petra, capital del reino nabateo. El reino más antiguo fue el sabeo, que se afirmó en el siglo V antes de Cristo y en el IV a. C. conquistó Qataban, 'Awsan y Hadramawt.

Pero los siglos siguientes van a contemplar una sucesión de poderes: Ma'in permanece región autónoma, pero se extingue hacia el siglo I a. C.; Qataban, sujeta antes a Saba alcanza su independencia y crea una confederación que florece desde el siglo II a. C. hasta el II d. C., dominando también a Ma'in. Los últimos en dominar la región son los himyaritas, a partir del siglo II a. C. hasta el final del IV d. C.; este reino se convierte primero al judaísmo, luego al cristianismo y finalmente al Islam, en el siglo VII d. C.

La lengua de estas ciudades era el sudarábigo, una lengua semítica extinta salvo en algunos enclaves de Omán y del Yemen del sur. De lugar en lugar adquiría variaciones locales y por eso se habla del sabeo, mineo, qatabanico, haramita, hadramautico e himyarita; lo mismo pasaba con la escritura que se extendía por toda la península arábiga hasta el desierto de Siria, e incluso, como veremos, hasta Etiopía.

El alfabeto árabe meridional fue usado especialmente en los reinos sabeo y mineo en el sur de la península arábiga. Se cree que se separó del alfabeto proto-cananeo hacia el año 1300 antes de Cristo y que en forma desarrollada apareció en Babilonia y en Elat, en el golfo de Aqaba, hacia los siglos VII y VIII antes de Cristo.

El alfabeto arábigo meridional, propiamente dicho, comenzó a ser usado hacia el siglo V a. C. y pervivió hasta el siglo VII después de Cristo, fecha en la que la península arábiga fue ganada para el Islam y el árabe actual lo suplantó. Tenía dos estilos de escritura: uno monumental y otro cursivo, tal como se aprecia en la figura inferior. El monumental son las líneas primera y tercera y el cursivo las segunda y la cuarta.

 

Una de las diferencias entre los sistemas de escritura semíticos septentrionales y meridionales es en cuanto al orden de las letras. La figura inferior muestra el orden  establecido en los sistemas meridionales.

Es de notar que este alfabeto contiene 29 consonantes, es decir, más que el alfabeto semítico noroccidental (22) e incluso que el árabe clásico, que incluye 28. Esta evolución parece ser típica de la escritura protosemítica.

No obstante, este alfabeto fue llevado a través del Mar Rojo hasta Etiopía donde se convertiría en el etíope clásico (Ge'ez) y a través de éste en el moderno amhárico.

Miles de inscripciones monumentales han sido halladas en la Península Arábiga, sobre todo en la parte meridional. Esas inscripciones, muchas de las cuales fueron hábilmente grabadas en relieve, proceden de la zona de los antiguos reinos de Saba, Ma'in, Qataban, Ausan y Hadramauth. Aunque hubo algunas variantes entre los dialectos hablados en esas regiones en la antigüedad, especialmente entre el sabeo y los restantes, los alfabetos apenas muestran diferencias regionales.

Este tipo de escritura no estuvo limitada solamente al sur de Arabia; algunas inscripciones fueron halladas en Babilonia, desde Ur en el sur hasta Nippur en el norte.

El profesor N. Glueck descubrió en 1938 en Tell el-Kheleifeh (la antigua Ezion-Geber) situada en el norte de la costa del Golfo de Aqaba un jarra grande rota sobre la que se escribieron, tras ser cocida, dos letras en la escritura semítica meridional. 

'La jarra rota estaba en el suelo de una habitación del nivel III, lo que hace suponer que puede ser del siglo VIII a. C. Esas letras se convirtieron en las primeras del alfabeto sudarábigo descubiertas en una excavación estratificada.' 

Y sigue diciendo el profesor Glueck '...El origen de la jarra es asunto de especulación. No es imposible que los madianitas usaran el alfabeto sudarábigo habiendo un activo comercio entre Ezion-Geber y el sur de Arabia.' Ahora bien, si esta aseveración fuera correcta habrían hecho falta dos o o tres siglos, por lo menos, para el desarrollo y difusión del alfabeto sudarábigo.

Por lo tanto, se puede decir que el alfabeto semítico meridional ya fue empleado hacia el final del segundo milenio a. C. por lo que las fechas extremas que ponen su aparición en el siglo XIII a. C. o incluso antes y las que los sitúan en el VIII a. C. han de ser desechadas. Una de las principales razones para fechar las inscripciones semíticas meridionales es que mientras el alfabeto semítico septentrional presenta formas cursivas tan antiguas como la inscripción de Ahiram, la escritura semítica meridional es o puramente monumental, simétrica y muy elegante (como la sudarábiga) o consiste de graffitis irregulares en roca (como la nordarábiga). Ninguno de estos dos tipos es fácilmente fechable sobre fundamentos epigráficos.

La fecha del establecimiento de los reinos arábigos meridionales no se puede determinar con seguridad. Puede asumirse que tras un periodo prehistórico no datable la Arabia meridional se convirtió en un importante centro de civilización en los últimos siglos del segundo milenio a. C. Durante el primer milenio a. C. esta región se convirtió en un importante foco agrícola civilizado y tierra de relaciones comerciales internacionales, produciendo oro e incienso, tan valorado pr las religiones de entonces. Sirvió como ruta principal por la que productos de la India fueron transportados por tierra a los puertos del Mediterráneo. En el periodo romano la región fue conocida como Arabia Felix. En el momento del establecimiento del Islam el sur de Arabia había perdido su importancia.

En la tabla inferior vemos el alfabeto sudarábigo con sus equivalencias fonéticas.

alfabeto sudarábigo

Finalmente la tabla inferior muestra la difusión y evolución del alfabeto en el mundo semita a grandes rasgos.

El mapa inferior muestra la ubicación geográfica de los más antiguos sistemas de escritura.

Mapa de los antiguos sistemas de escritura

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here