Estamos en: Lenguas del Mundo > Familia Afro-asiática > Rama Semítica > Lengua Siríaca Palestiniense
Lengua Siríaca Palestiniense

Historia

La comunidad cristiana de Palestina fue notoria por varias razones: según algunos eruditos esta Iglesia consistió originalmente de judíos y samaritanos a quienes los Emperadores romanos de los siglos V y VI, espacialmente Justiniano, obligaron a hacerse cristianos. Pero antes del establecimiento de la Iglesia Melkita en el siglo VI ya había existido, desde siglos antes, una literatura aramea palestina entre los judíos y una actividad literaria entre los samaritanos, por lo que el siríaco palestino ya disfrutaba de una posición literaria.

Sin embargo, los términos siríaco palestino o palestino cristiano denotan la literatura cristiana escrita no en el siríaco clásico de Edesa sino en el dialecto vernáculo de Palestina, es decir, la lengua autóctona en el tiempo de Jesús. Los documentos escritos consisten de manuscritos litúrgicos que son traducciones de los originales griegos; también hay pocas inscripciones sepulcrales. Los manuscritos, preservados en palimpsestos principalmente, muestran que la literatura nunca fue extensa. Los más antiguos pertenecen al siglo IX d. C. mientras que el dialecto estaba siendo reemplazado, al menos desde le año 700 d. C. , por el árabe como lengua de la vida diaria, permaneciendo por algunos siglos como lengua litúrgica.

Solo dos lugares se conocen donde los sirios palestinos se asentaron: 'Abud, un pueblo al noroeste de Jerusalén y en alguna parte de Egipto. Los fragmentos de los manuscritos siríacos palestinos proceden de las bibliotecas de los monjes del Sinaí.

La comunidad siríaca palestina fue el único grupo cristiano de habla aramea que permaneció 'melkita' mientras que todas las demás comunidades fueron nestorianas, monofisitas o maronitas. Por melkita se entiende la comunidad que permaneció adherida a las resoluciones de Efeso y Constantinopla sobre la doctrina de Cristo, permaneciendo en comunión con la sede de Constantinopla y con la de Roma hasta que el Cisma de Oriente separó a ambas y los melkitas se quedaron con Constantinopla. La palabra deriva de un apodo que los jacobitas les dieron (siríaco malka, árabe malik, hebreo melek = rey) significando los 'realistas' o 'imperialistas', porque los decretos de los Concilios mencionados estuvieron sancionados por la autoridad de los Emperadores.

Los melkitas usaban principalmente el griego aunque había una liturgia melkita en siríaco palestiniense, pero como el Patriarcado melkita se hizo cada vez más dependiente de Constantinopla comenzó a usar el rito bizantino.

Datos

 

Dialectos

 

Escritura

 

Gramática

 

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here