Estamos en: Grandes traductores de la Biblia > Manases ben Israel (1604-1657)
Manases ben Israel (1604-1657)

Manasés ben Israel era de origen luso y siendo todavía niño llegó a Amsterdam con su familia que huía de la Inquisición de Portugal. Su familia era una de las muchas familias de marranos portugueses y españoles que hubieron finalmente de dejar sus países de nacimiento para buscar la libertad que en ellos se les negaba.


Manasés ben Israel

El apelativo de marranos le fue dado por los cristianos viejos a todo ese número de judíos obligados a abrazar la fe cristiana por la fuerza y que en su fuero interno seguían siendo judíos y practicando en secreto el judaísmo.

En la ciudad holandesa fue alumno de Isaac ben Uziel con el que aprendió la Torá y el Talmud, alcanzando Manasés unos conocimientos de envergadura en filosofía, teología e historia. Hablaba y escribía español, portugués, latín, hebreo, holandés e inglés. De hecho, se convirtió en todo un símbolo y figura de referencia para los intelectuales de la época que le consultaban sobre cuestiones filológicas y gramaticales. 

Tuvo correspondencia con el jurista Grocio, con el hebraísta Buxtorf el Viejo y con la reina Cristiana de Suecia, conocedora del hebreo. Rembrandt lo usó como modelo para su cuadro "El rabino de Amsterdam".

En 1627 fundó en Amsterdam la primera imprenta en hebreo, llegando a ser esa ciudad un centro de difusión del libro en los dos siglos subsiguientes.

Una de las obras más importantes de Manasés ben Israel fue La esperanza de Israel, cuyo título completo en español reza así:

Esperanza de Israel, obra con suma curiosidad compuesta por Menasseh ben Israel, teólogo y filósofo hebreo. Trata del admirable esparcimiento de los diez tribus y su infalible reduccion con los demas a la patria, con muchos puntos y historias curiosas y declaracion de varias profecias.

En dicha obra nuestro personaje abogaba por la esperanza mesiánica de hallar las tribus perdidas y acabar con los siglos de peregrinaje errabundo de los judíos por el mundo. Habían llegado noticias de América en las que un viajero marrano afirmaba haber visto nativos de las tribus perdidas de Rubén y de Leví. Igualmente de Inglaterra venían noticias alentadoras para abrigar esperanza, pues la victoria de los puritanos suponía tener un aliado en dicha nación para el establecimiento de los judíos. No obstante, el Parlamento sólo les dio garantías de tolerancia hacia los reasentamientos judíos.

Manasés ben Israel editó mucho material litúrgico y bíblico para la comunidad judía de Amsterdam y para las nuevas comunidades asentadas en América provenientes de Europa.

Como traductor tradujo el libro de los Salmos.

PUBLICIDAD 
Su publicidad aquí
Your advertisement here